BLANK

Partiendo de la novela El corazón de las tinieblas de Joseph Conrad, Lurdes R. Basolí analiza los modos de representación occidentales del África subsahariana, señalando un imaginario que ha sobrevivido desde la época colonial. Los estereotipos que se construyen en aquel momento están forjados en la clara distinción entre un ‘ellos’ y un ‘nosotros’, fomentando relaciones jerarquizadas y la falsa dicotomía entre África y Occidente, primitivos y civilizados, negros y blancos.

Asumiendo su participación en la reproducción y supervivencia de este imaginario occidental, la artista disecciona y cuestiona su propio álbum de fotos realizado en 1998, tras un viaje familiar a Kenia y Tanzania. En un ejercicio de valentía y honestidad, Basolí aborda la cuestión desde la primera persona, aproximándose a una problemática normalizada y enormemente extendida. Este álbum, que funciona de eje sobre el que se articula la exposición, se completa además con otras piezas. Por un lado, los retratos de los primeros fotógrafos que tomaron imágenes del pueblo masái y cuyos trabajos contribuyeron a generar este tipo de representaciones en torno al mito del buen salvaje.

Por otro lado, BLANK reúne una selección de pantallazos de imágenes de Instagram en las que los turistas posan y se fotografían con masáis, evidenciando la pervivencia de una serie de tópicos basados en la mirada colonial. Asimismo, una fotografía de Kimotonge, un masái del Kilimanjaro con el que la artista entabló amistad en un nuevo viaje (2017), refleja la dificultad de despojarse de la condición de turista blanco occidental. El conjunto de la muestra propone una reflexión en torno a las imágenes para tratar de determinar cómo podemos representar y dar a ver al otro desde posiciones no etnocentristas.

Texto de Érika Goyarrola